El despertar de una gran y profunda sensibilidad.

Tomás Rubio profesionista en comercio que incursiona en la fotografía y su universo lleno de posibilidades por explorar.

Su primer acercamiento con una cámara reflex es con una Olimpus D-500, misma que mantiene como recuerdo de un buen camarada después de una trágica muerte. Sin darse cuenta que aquel amigo, le dejaría el legado más grande que alguien pudiera heredar: una herramienta que lo conectó consigo mismo, el mundo y su grandeza.

Tomás se considera autodidacta desde pequeño, así que comenzó con el reconocimiento del equipo; practicando y aprendiendo el manejo básico de una cámara durante su viaje por La Cordillera de los Pirineos, Las Islas Baleares, y otros sitios, poco tocados por el ser humano, retrató hermosos escenarios naturales donde habitan nuevos colores y cientos de texturas fascinantes.

La inspiración de grandes artistas le despierta el deseo de una experiencia auténtica y personal y continúa su trayecto, ahora por Europa Central y su país natal, México.

En su soledad, Tomás encuentra la cámara, como su mejor compañía.

“Todo resulta un descubrimiento;
un descubrimiento de ti, en relación con lo demás”
– Tomás Rubio
about

Para él, viajar significa estar en una constante búsqueda de sentido y significado.

Atraviesa momentos de crecimiento y cambio, y entrelaza aquello que más sentido le hace: “Retratar el mundo a través de su propio lente: la vida tal como él la ve.”

La fotografía es un medio de expresión que le permite relacionarse con las personas y la vida en general, abriendo vínculos de unidad que lo impulsan a un desarrollo profesional.

“El arte es una de las formas más bonitas de expresión y conexión” – Tomás Rubio.
about-2

Y es hasta 5 años después de incursionar en la fotografía, que logra consolidarse como fotógrafo, creciendo y evolucionando en su trabajo diario; momento en que decide de esta profesión, un estilo de vida que le permita vivir de ello y para ello.

Su obra se caracteriza por el paisajismo y su representación como una obra de arte; buscando expresar su amor tanto por el urbanismo y su arquitectura, como la naturaleza y su perfección. Grandes templos que merecen ser valorados por la humanidad.

A veces la fotografía supera a la realidad, pero cuando aprendes a ver el mundo en toda su expresión y magnificencia, es entonces, que la realidad supera la fotografía” Tomás Rubio

Aun falta tanto por conocer y por explorar que no hay límites, ni metas a las cuáles quiera llegar. Simplemente es un camino a recorrer, sin principio ni final, es un constante desarrollo personal que busca alentar en los demás ese amor por lo que hacen y ese respeto que tanto necesita nuestro mundo el día de hoy” Tomás Rubio

La única diferencia en dedicarnos a lo que nos hace felices y no, ¡es hacerlo!